headerphoto

13 MENDIGOS 13

Este fin de semana, paseando con mi hija como cualquier Sábado, he recorrido la Gran Vía de Murcia desde el puente del río hasta la Plaza de la Fuensanta. Bajaba, o subía, según se mire, por la acera de Hacienda, cosa que no debería hacer porque hace poco me han subido unos puntos más las retenciones y cualquiera sabe con la falta de dinero que tienen si el próximo susto lo darán al personal que pase accidentalmente...No quiero desviarme del tema. El caso es que conté trece mendigos, pedigüeños o como queramos llamar a esta gente que viven de la caridad de los demás. Al margen de las interpretaciones que unos y otros puedan dar sobre la gente que pide en la calle, algunos por vicio y otros por necesidad, quisiera manifestaros el sentimiento de impotencia que me embargó durante un momento. Algo se ha hecho mal y se está resolviendo peor. ¿Cómo es posible que la novena economía del mundo en pleno siglo XXI sea capaz de generar tanta pobreza entre la población? Es increíble que los políticos sigan mirando para otro lado. Las políticas sociales no consisten en dar peces, sino en enseñar a pescar. Hemos estado en este país viviendo de la sopa boba mucho tiempo. No hemos invertido en industria y no tenemos herramientas para arreglar la avería de nuestra economía. Estas bolsas de pobreza extrema cada día son más visibles. Niños pasando hambre frente a perros saliendo de peluquerías...Algo está podrido.Esta situación multiplicada por diez e incluso por veinte es la que podemos ver en las grandes ciudades de España...Zapatero, lárgate, convoca elecciones y asume que tu gestión ha sido inútil. Te has cargado las clases medias. Vamos camino de la bipolaridad social, ricos y pobres, situación que te vendría al pelo para seguir engañando con el cuento de la lucha de clases y demás patrañas que la izquierda os habéis inventado para vivir del cuento en lugar de trabajar, palabra ésta que desconocen los casi 200.000 liberados sindicales que se mantienen con el dinero que pagamos los que trabajamos. Mientras tanto, los mendigos son el mal necesario para justificar tus inútiles políticas sociales y el despilfarro asociado a ellas.

0 comentarios:

Loading...