headerphoto

Calamita, un hombre íntegro y valiente

Pocas veces en la vida nos encontramos con gente valiente que es capaz de actuar como piensa, y más aún, de aguantar estoicamente los hachazos que le están propinando los que hasta hace poco eran sus compañeros, palabra ésta muy apropiada para los de la ceja y titiriteros defensores de la pena de muerte en Cuba...Lo más grave de la situación es tener que soportar también la manipulación malintencionada de algunos medios de comunicación, como El Plural de Enrique Sopena, un abuelito de pelo blanco que paga al gobierno con el mantenimiento de una web tendenciosa y mentirosa. Lo último ha sido llamar al juez Fernando Ferrín Calamita "homófobo". Vamos a ver, que yo sepa, la sentencia por la que está condenado no es por estar, que tiene todo el derecho del mundo, en contra de los homosexuales que tampoco es el caso. Este señor está a favor de los derechos del niño que curiosamente están infringiéndose en pro del derecho egoísta de unos adultos. Ya está bien de tanto martilleo con el mismo tema. Para tapar las desvergüenzas de un juez que ha tenido que pedir la partida de defunción del general Franco están utilizando al juez Ferrín Calamita para desviar la atención. Prevaricar es dictar resolución a sabiendas de su injusticia. Hasta donde yo conozco el asunto creo que se pidieron informes psicológicos sobre la idoneidad o no de la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo. Si ese informe no se tiene no se puede dictar resolución con las garantías de hacer lo mejor para los niños. Que yo sepa, esto no es ser homófobo. Lo que ocurre es que esta palabra tan de moda por la izquierda panfletaria llama a la intolerancia y justifica lo que no es razonable, que se violen los derechos del niño a tener un padre y una madre, tan sencillo como eso. Todo lo demás es demagogia y palabrería barata. La izquierda y ese centro acomplejado necesitan el apoyo de una microminoría de este país para justificar políticas sociales que los posicionen como los salvadores del mundo...La indigencia intelectual tiene estas cosas.

Ánimo Fernando, somos muchos los que pensamos que tú no has cometido un delito, sino que lo has intentado evitar. Esa valentía que has demostrado nos enseña que hay que vivir como se piensa y no pensar como se vive...

0 comentarios:

Loading...